Fruta: un recorrido entre libros y jugos frescos

Fruta es un proyecto entre las colonias Roma y Condesa que buscar exhibir proyectos editoriales independientes con un toque de cítrico  







Por Alberto Cruz

Fotografías: Luis Chimal 


Ciudad de México, 18/05/16, (N22).- En la calle Ámsterdam, en el número 62, dentro de la colonia Hipódromo Condesa se encuentra Fréims, un restaurante-librería-galería que pertenece al circuito creado por Fruta Editorial: espacio abierto para las diversas expresiones artísticas que convergen entre café o jugos.






Es aquí donde se puede iniciar el recorrido, ya sea tomando un refrescante jugo en las mesas de madera que están en el patio o con un café, que puede ir bien acompañado por un libro. En esencia, la idea parte de juntar algo poco asociable, como lo son los jugos y los libros, darle la vuelta y generar un espacio cultural distinto.






Detrás de esta idea se encuentra Luis Ramaggio, quien concibió su proyecto a través de exprimir la fruta al igual que el conocimiento. Una juguería, para él, se sale del convencional café-librería. Es por eso que a unas cuadras de Fréims se encuentra Fruta (San Luis Potosí, 180, Roma), un pequeño local que se caracteriza por su gran variedad de jugos o licuados; combinaciones de frutas que llevan nombres referentes a los roles de familia y demás personajes de la vida diaria.








Ramaggio ha reconocido que estas combinaciones de sabores no tienen ningún beneficio saludable, salvo que están preparados con ingredientes naturales. Esto quiere decir que los jugos no te ayudarán a adelgazar o a complementar nuestra insana alimentación. La parte creativa reside en hacerse preguntas como ¿a qué sabe un vecino? ¿A qué sabe una suegra? ¿Una exnovia?




  


El espacio tan reducido apenas permite que unos cuantos libros puedan exhibirse alrededor de una mesa de madera. ¿Qué libros podemos encontrar en Fruta Editorial? Luis ha apostado por darle un espacio a aquellas editoriales independientes que se abren camino de entre los grandes sellos. Además, los libros adquieren otra concepción, son compañeros de los comensales.







El calor de la Ciudad de México se olvida dentro de Fruta, los olores de las mismas son las que predominan por encima del clásico olor a papel y tinta. Ramaggio llega al local en su bicicleta, se desplaza desde el tercer foro ubicado en la calle Querétaro que actualmente continúa en trabajos para su próxima inauguración en pocos meses.








Ramaggio es un promotor cultural que tiene la iniciativa de cambiar la definición de Centro Cultural y darle proporciones más allá de las ya conocidas. Con un aire de optimismo se desplaza dentro del circuito formado por Fréims, Fruta y el Foro Cultural.






Se dice que en México no leemos; sin embargo, Luis aseguró que no coincide con esa percepción y que los espacios para las letras tienen una gran posibilidad. En el futuro espera que estos espacios puedan ser encontrados no únicamente en las colonias privilegiadas sino también en aquellas donde no existen. No obstante, su concepto de juguería con librería no tuvo el éxito que esperaba cuando se encontraba en la colonia Narvarte.






Entre las muchas cosas que se pueden encontrar en estos tres sitios es la accesibilidad a sus productos, el trato que se les da a los clientes, la originalidad de los nombres de las bebidas y el ambiente relajado que se percibe. Atravesar las puertas de Fréims o sentarte en las bancas de madera enfrente de Fruta es dar un paso a escapar de la turbulenta Ciudad de México, de respirar aire, beber algo que no encuentras en ningún otro lugar y leer algo totalmente distinto a lo que acostumbramos.










Con todo esto, el proyecto apenas comienza y la iniciativa de Ramaggio llegará hasta sus últimas consecuencias y espera que se unan más editoriales, que se implemente talleres literarios y que, por supuesto, surjan más voces en la literatura.




16MAG 

0 comentarios:

Gracias por tu comentario...