Roger Von Gunten presenta "El don de darse en el arte"

  • “No sé a dónde vaya esto, en realidad estoy haciendo esto para poder demostrar este esplendor en tiempos tan terribles que estamos pasando. No al culto del poder, sí a la cultura”.



Por Huemanzin Rodríguez


Ciudad de México, México, 24/05/16, (N22).- Otra realidad, diferente, mejor a esa que se ve a diario, así considera al arte Roger von Gunten quien, inspirado en lo que el arte le da a la vida, presenta en la Galería Juan Martín, un conjunto de acrílicos y óleos bajo el título "El don de darse en el arte".

“Estos cuadros parten de este punto de vista, donde hay una transformación de la materia, hay una luminosidad especial que debía tener la obra de arte para que transmita, para que no sea solamente una expresión del artista, sino que transmita un mensaje, una vivencia para el autor y para quien verá el cuadro”, comentó Roger Von Gunten, artista plástico.

Entre las obras hay tres monocromáticas como la titulada Morada del rojo, son óleos que tienen variedades de colores entorno al que aparentemente es.

“Hay una amplitud de frecuencias que dan la impresión del rojo. En estos cuadros monocromáticos hay azul cobalto, ultramarino, blanco, está su complementario el anaranjado para hacer una superficie que se ve como azul pero si se viera, no es totalmente azul, hay cierta amplitud de este color que se presenta, que le da la vibración”.

Estas pinturas creadas entre 2012 y 2015, son resultado del proceso creativo y emocional que Roger von Gunter tiene, gracias a un taller en el que participa en Tepoztlán, integrado por pintores ya formados.

“Cada punto de vista tiene enfrente una perspectiva que es, quizás ilusoria si se quiere. Pero es lo único que tenemos. Alguien que no tiene mi punto de vista, si yo respeto esto, se abre todo como un mundo nuevo. Eso lo he visto en el taller en los trabajos que hemos hecho”.

Esta exposición le resulta emocionante a Roger Von Gunten porque crear obras en dos diferentes tiempos le ayuda a abrir su visión, mientas que el óleo seca muy lento a lo largo de un mes, el acrílico es de secado rápido y tiene que trabajar contra el tiempo. Este diálogo entre rapidez y lentitud no es nuevo, pero sí lo es en las emociones que ahora tiene el pintor.


“No sé a dónde vaya esto, en realidad estoy haciendo esto para poder demostrar este esplendor en tiempos tan terribles que estamos pasando. No al culto del poder, sí a la cultura”.


Imagen:http://eluni.mx/1Ua4gIP
16AM

0 comentarios:

Gracias por tu comentario...