"Tratado de las espirales": el lugar donde lo onírico es verdadero

  • A través de quince relatos, con una serie de paisajes y acontecimientos peculiares que evocan una ilusión, el autor pone a trabajar la creatividad del lector, creando una obra literaria original del género fantástico. Podría decirse que es un texto escrito por un soñador.







El tiempo habría de evidenciar lo que la superstición dictaba: otras muertes habrían de relacionarse con las anotaciones de Gabriel Sacirse.


Por Adrián Escalona

Ciudad de México, México, 15/06/16, (N22).- Los sueños son una parte fundamental del proceso creativo y son incluso lo más próximo a una segunda realidad, ya que el ser humano pasa aproximadamente la tercera parte de su vida durmiendo.

Según Sigmund Freud, el contenido de nuestros sueños está relacionado con nuestros deseos. Carl Jung tiene ideas similares a Freud, pero cree que los sueños son algo más que la represión de deseos del inconsciente, él cree que son una revelación del inconsciente personal y colectivo, a diferencia de Freud quien considera que los sueños son muy personales y no pueden seguir un patrón.

Ella insistía en la normalidad de los impulsos que me dominaban en la vigilia: “Es solo la realidad”, decía, “Para eso estamos aquí. Para interpretarla. Después de todo, estamos progresando”.


Tratado de las espirales (Atrasalante, 2015) es la segunda publicación de cuento de Víctor Roberto Carrancá, un libro presentado de manera onírica, en donde una serie de historias narradas por distintos personajes nos muestran al sueño como algo tangible y que devora todo a su paso. El Dr. Gabriel Sacirse, es el conductor que nos guía por estas narraciones, que poco a poco se van hilando para darse cuenta que Sacirse simplemente se encuentra en un profundo sueño.

A través de quince relatos, con una serie de paisajes y acontecimientos peculiares que evocan una ilusión, el autor pone a trabajar la creatividad del lector, creando una obra literaria original del género fantástico. Podría decirse que es un texto escrito por un soñador.

Un cuento que en lo personal llamó mi atención lleva por título “El hombre de los tacones”. Narra un fetichismo muy peculiar de un hombre mayor con afición por el calzado y este fetiche lo mantiene cuerdo, los tacones eran simplemente el recuerdo de una madre fallecida. Las largas notas de pie de página en este texto, dan cuenta al extenso universo creado por Carrancá.


Mi fantasía, el ejercicio simple de una mente aburrida, se ha tornado en una fijación imposible de evadir. Como los pensamientos obsesivos y recurrentes (la imagen de un pantalón mal doblado, de una corbata arrugada, el sonido de un segundero o una gota necia), que acosan a uno durante la noche y que martillan, martillan, martillan. 


Imagen:http://bit.ly/25YmZQv
             http://bit.ly/1PuweLh
16AM

0 comentarios:

Gracias por tu comentario...