Bellas Artes y los amigos de "Lichi" lo recuerdan en un homenaje

  • El ganador de la primera edición del Premio Alfaguara de Novela con Caracol Beach, en 1998, mantuvo una larga relación de amistad con quien fuera su editor en ese sello: Ramón Córdova.



Por Irma Gallo

Ciudad de México, 14/07/16, (N22).- Como la mayoría de los cubanos exiliados, Eliseo Alberto, conocido por quienes lo querían como Lichi, tuvo una relación compleja con su tierra. Hijo de Eliseo Diego, llegó a México en 1988 y aquí se quedó para siempre. Un grupo de colegas y amigos lo recordó anoche en el Palacio de Bellas Artes, a cinco años de su muerte.

“Mi acercamiento con Lichi es algo muy particular. Lichi para mí es una de las razones para escribir. Lichi fue mi maestro hace 20 años en el Centro de Capacitación Cinematográfica; era mi maestro de guión. El mismo año que yo entré al CCC él publicó Informe contra mí mismo y fue a partir de ese libro que yo descubro a Lichi, encuentro un cómplice, encuentro eso: lo que se puede llamar maestro con M mayúscula, lo que se puede llamar un tutor”, comentó el narrador Maruan Soto Antaki.

El ganador de la primera edición del Premio Alfaguara de Novela con Caracol Beach, en 1998, mantuvo una larga relación de amistad con quien fuera su editor en ese sello: Ramón Córdova.

“Llegó un ejemplar de la novela impresa, Caracol Beach, a mi escritorio, y a partir de me declaré su fan. Yo soy editor y por lo tanto escribo cuartas de forros y me gusta encontrar frases de la novela que sean susceptibles de ponerlas ahí. En este caso la frase que alguien eligió en España fue 'Una tragedia griega a ritmo de rock'. Dije: Ah caray. Suena bien. Y sí, sí le hicieron justicia”, agregó el editor Ramón Córdova.



16AM



0 comentarios:

Gracias por tu comentario...