El Festival Internacional Cervantino rinde homenaje a Ignacio Padilla

  • "Nacho era uno de los hombres más ambiciosos que yo conocí en la vida, tenía una ambición absoluta frente a lo literario, esa misma ambición creo que también tenía Cervantes".



Por Karen Rivera

Guanajuato, 10/10/16, (N22).- “Nacho se acercó a todo como un niño y eso es un elogio, y los niños cuentan cuentos y se hacen historias, más que las historias que les cuentan ellos hacen historias”, comentó Gerardo Kleinburg, escritor, crítico y promotor cultural.

“Tuvo una curiosidad infinita, tuvo un universo de lecturas muy variado y al mismo tiempo la generosidad de volcar todo eso en una sola decisión, siempre perfumadas de humor y a la vez nos transmitían la idea de que la literatura es una aventura”, agregó Fernando Iwasaki, escritor.

Para Onofre Sánchez, director de  Siempre, Padilla tuvo perspectivas distintas al análisis de Cervantes y no por ocurrencia sino por profundidad, siempre fue profundizando con los años su acercamiento a Cervantes”, agregó Onofre Sánchez, director del Museo Iconográfico del Quijote.

Ignacio Padilla, el cervantista, el curioso, el excéntrico, que falleció el pasado 20 de agosto, fue recordado por sus amigos y colegas en un homenaje que realizó el Festival Internacional Cervantino, encuentro en el que participaría el escritor mexicano como conferencista y tallerista.   

“Nacho se acercó al Quijote de muchas maneras pero siento que también lo hizo como un cuento, lo hizo muchas veces con un lenguaje accesible, simple, podía escoger momentos muy profundos y muy complejos de la obra de Cervantes o detalles que pudieran parecer nimios”, añadió Kleinburg.

“Pero Nacho era uno de los hombres más ambiciosos que yo conocí en la vida, tenía una ambición absoluta frente a lo literario, esa misma ambición creo que también tenía Cervantes, pero también había una identificación con el Quijote, igual que Alonso Quijano lee novelas de caballería, y leyendo novelas de caballerías decide que la realidad es insoportable y que necesita construirse una realidad, que esa realidad paralela es en la que va a vivir, también era así Nacho. Probablemente no enloqueció leyendo libros de caballería pero enloqueció leyendo al Quijote”, agregó Jorge Volpi, director del FIC.


“Sin duda, Nacho estaba destinado a escribir libros todavía mayores y esta situación tan terrible, el desorden de su ausencia nos compromete a quienes lo hemos conocido más de cerca, volver a sus libros, leer entre líneas, encontrar todos los puentes entre los distintos títulos de los diferentes géneros que él frecuentó, para poder ayudar a todos los lectores futuros a que conozcan como nosotros conocimos a Ignacio Padilla”, concluyó Iwasaki.


Imagen:http://bit.ly/2e0EZFZ
16AM


0 comentarios:

Gracias por tu comentario...