Imágenes históricas inéditas de México alimentan nuevo documental de alumna del CUEC

Se trata de Dispositio, ópera prima de Nila Guiss, egresada del CUEC de la UNAM, que es un largometraje documental pionero en el mundo porque disecciona fragmentos de archivos sólo vistos por preservadores fílmicos.





















Ciudad de México, 27/10/16, (N22/UNAM).- ¿En qué lugar habita la memoria? es la pregunta motivadora del trabajo visual de la documentalista Nila Guiss, egresada del Centro Universitario de Estudios Cinematográficos (CUEC) de la UNAM, quien se ha abierto camino en un oficio aún protagonizado por los varones, y que ahora roba cámara con su ópera prima Dispositio. Lugar donde se depositan los fragmentos de memoria y olvido.

Escenas inéditas de la vida pública y cotidiana del México del siglo XX, algunas sólo vistas por preservadores fílmicos como ella, robustecen el trabajo de la universitaria y lo vuelven una aportación a la memoria del país.

En Dispositio se aprecian un reporte informativo del incendio que devastó los archivos de la Cineteca Nacional; la apertura de El Palacio de Hierro en 1921; escenas del terremoto de 1911 en la Ciudad de México; la pulcritud en blanco y negro de la Alameda Central, de la avenida Insurgentes, del Zócalo; y escenas dolorosas de aquel miércoles 2 de octubre de 1968.

Además, escenas de El Tranvía, película de 1910 pintada a mano, y la gestualidad y movimientos de Porfirio Díaz, Emiliano Zapata, Francisco Villa, David Alfaro Siqueiros, Leonora Carrington, o a todo color dos mujeres enigmáticas: María Sabina, en la sierra oaxaqueña, y Frida Kahlo, con la mirada bajo su uniceja.

El documental también contiene escenas de la vida cotidiana de la autora e imágenes de la NASA, concedidas a la estudiante con mediación institucional. Dicho trabajo pretende enviarse al circuito de 40 festivales nacionales e internacionales programados en los próximos meses.

El trabajo, de 76 minutos, estableció su productora, productora ejecutiva, directora, guionista y codiseñadora sonora, es un poema documental sobre el nacimiento y la decadencia del cuerpo físico de las películas, su soporte: el material celuloide que hace posible que giren en la cámara y proyectores. Rescata la belleza de las cintas del celuloide en fragmentos digitalizados de nitrato, acetato y poliéster en diferentes formatos.

“Hemos tardado cinco años en hacerla; es un largometraje documental pionero en el mundo, porque es una disección y reacomodo de varios fragmentos de archivo no sólo en 35mm, sino tenemos 9.5mm (Pathé), un formato muy raro; tenemos también 8mm, Súper 8mm y 16mm”, explicó.

La autora señaló que las imágenes provienen de diversos archivos de instituciones públicas, privadas y personales, principalmente de la Filmoteca de la UNAM y la Cineteca Nacional.

“La parte digital contrasta con todos estos archivos viejos. Lo reciente lo grabamos en San Luis Río Colorado, en los campos de algodón, porque el nitrato viene de ese producto; además, en Michoacán y Tepeji del Río. Todo fue gracias a la colaboración del CUEC, la Filmoteca, el Instituto de Investigaciones Estéticas, incluso la Cámara de Diputados ayudó, junto a la Secretaría de Cultura, así como instituciones públicas, privadas y no gubernamentales”.

Día Mundial del Patrimonio Audiovisual

A propósito del Día Mundial del Patrimonio Audiovisual, que se conmemora este 27 de octubre, la cineasta dijo que en México sólo existen aproximadamente 22 restauradores fílmicos y la mayoría es gente mayor.


16NC

0 comentarios:

Gracias por tu comentario...