Otto Dix: una mirada incómoda a la realidad humana

  • Más de 160 obras, entre acuarelas, pinturas al óleo, grabados y dibujos provenientes de colecciones de museos alemanes y estadounidenses, componen la muestra de este artista nada condescendiente.



Por Irma Gallo

Ciudad de México, 11/10/16, (N22).- Como pocos, Otto Dix supo retratar la crueldad de la guerra, lo ridículo de la sociedad burguesa de su tiempo y la violencia del sexo. Otto Dix: Violencia y pasión, es el título de la exposición que, como parte de las actividades del año dual Alemania-México, llega al Museo Nacional de Arte después de una temporada en el museo MARCO de Monterrey.

Otto Dix: Violencia y Pasión, ofrece un amplio panorama representativo de la revolución creativa de este artista y de los temas característicos en su obra. Marcada por la vivencia de las dos grandes guerras mundiales y la deshumanización que la violencia imprime en la vida comunitaria”, comentó María Cristina García Cepeda, directora general del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA).

La exposición, si bien, brinda a los visitantes un acercamiento a la obra de Otto Dix, la importancia de esta muestra, es el tratamiento hacia tópicos que prevalecen vigentes en la sociedad mexicana contemporánea. 

“Intentamos mostrar que el realismo crítico de Otto Dix sigue siendo actual y tan relevante como en su época”, explicó Ulrike Lorenz, curadora.

Más de 160 obras, entre acuarelas, pinturas al óleo, grabados y dibujos provenientes de colecciones de museos alemanes y estadounidenses, componen la muestra de este artista nada condescendiente. En dichos trabajos la humanidad juega un papel crucial.

“Dix estuvo muy interesado en describir la naturaleza humana, la fragilidad, las contradicciones de lo humano y la vanidad. A todos como seres humanos nos toca en algún momento: el deshacerse, morirse. El estilo de Otto Dix, demuestra al público la realidad sin maquillaje”.

Hay una etapa en la obra de Dix en que se nota una clara influencia de Picasso. La curadora de esta exposición lo respalda.

“Dix quería ser un poco como Picasso. Él tenía muchos estilos y formas de expresarse para llegar al mejor resultado”, concluyó García Cepeda. 


Imagen: http://on.thestar.com/2diRHgE
16FS



0 comentarios:

Gracias por tu comentario...