COCODI asegura que las medidas de austeridad no alteren la misión del FCE

  • La institución cerró este mes dos librerías no auto sostenibles en el aeropuerto de la ciudad de México, donde existen otras,  y abrirá próximamente otras dos sobre bases de sustentabilidad, en sociedad, respectivamente,  con el Ayuntamiento de Toluca y con la Universidad Autónoma de Querétaro.


Ciudad de México, 23/11/16, (N22/FCE).- El Comité de Control y Desarrollo Institucional (COCODI) del Fondo de Cultura Económica (FCE) tomó nota de las medidas de austeridad, eficiencia, ahorro y contención de gastos  acordadas por la institución para hacer frente a las restricciones presupuestales del actual y del próximo año, y estableció el compromiso de que esas medidas no alteren su misión en México y su presencia en el mundo iberoamericano.

El Comité mostró su beneplácito por la racionalidad administrativa que supone el cierre de  dos librerías no auto sostenibles en el aeropuerto de la ciudad de México, donde además existen otras, administradas por la red de Educal, de la Secretaría de Cultura,  para, en cambio,  abrir otras dos sobre nuevas bases de sustentabilidad, en asociación, respectivamente,  con el Ayuntamiento de Toluca y con la Universidad Autónoma de Querétaro. 

Sobre estas nuevas bases, en la presente administración se han abierto en la República  ocho  centros culturales y librerías: la José Revueltas en Durango, la Guillermo Tovar y de Teresa en el Museo de la Ciudad de México, la José Emilio Pacheco en Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, la José Carlos Becerra en Villahermosa, Tabasco, la Estación de Lectura en el Pasaje del Metro Zócalo-Pino Suárez y la Carlos Bazdresch Parada en el CIDE de Aguascalientes, así como la Ignacio Padilla en Papalote Museo del Niño y el Centro Cultural Estación de Lectura en Apatzingán.

En cuanto a las filiales internacionales, el COCODI derterminó que la suspensión de operaciones de las librerías de Brasil y Venezuela no cancele la permanencia de la filial como distribuidora de libros y promotora de autores mexicanos, con una reducción significativa de personal y gasto, y sin incurrir en las erogaciones que supondría la liquidación de las sociedades mercantiles que el Fondo sostiene en esos países.

En la presente administración se han puesto en operación dos importantes espacios del Fondo en América Latina, sobre bases de cooperación internacional y racionalidad económica, para ello no se contrató ninguna deuda ni se adquirieron compromisos financieros. El Centro Cultural Carlos Fuentes, abierto en Quito, contó con la aportación de un valioso inmueble del gobierno ecuatoriano, y el Centro Cultural Arnaldo Orfila Reynal, inaugurado recientemente en Buenos Aires, fue producto de la continuidad de esfuerzos institucionales de tres administraciones federales, desde que se adquirió el terreno en 2003 éste ha visto quintuplicado su valor en 13 años.

En el plano de las actividades editoriales, entre otras medidas de racionalidad económica el Fondo determinó dar por concluido el proyecto de la colección ‘Obras Reunidas’ por duplicar la oferta editorial, por sus altos costos de producción y por las bajas ventas.

En lo que va de 2016, las medidas de austeridad y contención de gastos  permitieron ahorros por 20.7 millones de pesos.

El presupuesto de recursos fiscales asignado para 2017 se redujo en un 17%, al pasar de 181 a 150 millones. Además de las medidas de austeridad en curso, el Fondo adopta ahora acciones para mantener o acrecentar los recursos propios que recaba de la producción y venta de libros y otros servicios, que se han mantenido en alrededor de 200 millones de pesos anuales.

La nueva librería que se abrirá en las próximas semanas  en el Estado de México —donde el Ayuntamiento de Toluca aportó el inmueble y el personal— llevará el nombre de Sor Juana Inés de la Cruz. Mientras que la que se abrirá  en Querétaro —en alianza con su Universidad Autónoma—, llevará el nombre de Hugo Gutiérrez Vega. Y en asociación con el gobierno de Michoacán, el Ayuntamiento de Apatzingán y la Secretaría de Cultura federal, este año quedará concluida la segunda etapa del Centro Cultural La Estación en tierra caliente michoacana.

En conjunto, las 30 librerías del Fondo de Cultura Económica en la República Mexicana,  incluida una librería virtual, reportaron utilidades en 2016. Las librerías que más venden son la Rosario Castellanos, del Centro Cultural Bella Época; la Octavio Paz, en Coyoacán, y la Juan José Arreola, en el Centro Histórico.

El FCE captó en 2015 recursos propios por 219 millones de pesos, básicamente por la venta de 2 millones de ejemplares, cifra que espera mantener al cierre de 2016.


Esta casa editorial refrenda su compromiso con el fomento a la lectura  y el papel de sus librerías como potentes centros culturales para la formación de lectores.



Imagen:http://bit.ly/2gmuXvW
16AM

0 comentarios:

Gracias por tu comentario...