Intimidad y sensualidad en la mirada de Toulouse-Lautrec

  • Esta visión totalizadora de la vida nocturna de París le permitió a Lautrec delinear mujeres dedicadas a la prostitución alejado de un juicio moral.




Por Víctor Gaspar


Ciudad de México, 14/11/16, (N22).- Como parte de las actividades de la exposición El París de Toulouse-Lautrec. Impresos y carteles del MoMA que se exhibe en el Palacio de Bellas Artes, la curadora de dibujos e impresos del Museo de Arte Moderno de Nueva York, Sarah Suzuki ofreció una conferencia en donde enmarcó la obra del artista francés. Suzuki describió al creador como un pionero del cartelismo.

“La manera en que Lautrec absorbe la educación que recibe es fascinante, es algo de lo que abordo hoy, y que se refiere al hecho de una vida doble. Porque, por un lado absorbía educación de su familia aristócrata, su madre era muy propia y quería que se comportara de la manera correcta, pero cuando llegó a París tuvo una nueva gama de influencias. Ciertamente, su maestro más importante, Fernand Cormon, lo alentó a salir por la noche y bosquejar la vida nocturna de París, que sería su mayor influencia. Y todo eso fue un punto nodal que influyó profundamente en lo que posteriormente haría en la década de 1890”, comentó Suzuki.

De igual modo, hizo referencia a una doble visión de un testigo plástico de la ciudad luz en el siglo XIX.

“Creo que el París de Toulouse-Lautrec es un París muy personal. Lo vive de primera mano y como reportero. No está interesado en embellecer, o atenuar los lados ásperos. Está interesado en representar exactamente lo que está viendo.  De hecho, uno de sus más queridas amigas, que también trabajaba en la escena y era una musa para él, le dijo una vez ‘Toulouse, me haces monstruosamente fea. ¿Podrías ser un poco más amable en la representación que haces de mi?’ Y él contestó ‘Querida, no te detallo, te totalizo’”.

Esta visión totalizadora de la vida nocturna de París le permitió a Lautrec delinear mujeres dedicadas a la prostitución alejado de un juicio moral.

“Él mismo vivió por cortos periodos de tiempo en burdeles, de la misma manera que su ídolo el pintor Edgar Degas, pero vemos que la representación que hace Lautrec, las escenas que el desarrolla no son en realidad morbosas o exhibicionistas. De hecho son escenas muy íntimas que se enmarcan en las acciones cotidianas, de cuando alguien toma un baño o se arregla su cabello. De alguna manera hay una sensualidad en esas imágenes, pero desde la intimidad, no están diseñadas para sorprender”.

Lautrec, a decir de la especialista, estuvo también muy consciente de la presencia de sus imágenes a través de carteles que ligan imagen y lenguaje.

“Una de las cosas que es muy interesante sobre los pósters de Lautrec es que uno tiende a verlos en un mundo antes que el texto sea añadido, la imagen prevalece por sí misma pero existe también con el texto. Hay una fuerte interacción en ello y ves cómo ha pensado en esto profundamente”.


La exposición El París de Toulouse-Lautrec.Impresos y carteles del MoMA estará abierta en el Palacio de Bellas Artes hasta el 27 de noviembre de 2016.


Imagen:http://bit.ly/2ezyERF
16AM

0 comentarios:

Gracias por tu comentario...