Armando González Torres cultivó un aforismo

  • Los aforismos de este volumen publicado por la Secretaría de Cultura, reflexionan sobre el mundo animal, desde la crueldad hasta la idolatría que se les tiene; la creación literaria; la banalización del lenguaje y la fe y sus fanatismos.



Por Alberto Aranda


Ciudad de México, 15/12/16, (N22).- Fuimos a la tienda a comprar un  escritor. Preguntamos si estaba vacunado, dijeron que si. Mentira. El deseo de figurar lo comió por dentro. Este es uno de los aforismos que realizó  Armando González Torres y que ha reunido en el libro Es el decir el que decide.

“El aforismo va surgiendo de manera espontánea. Sin embargo, su trabajo, la arquitectura del libro, establecer las secuencias, contra puntos y contrapesos entre los momentos dramáticos y jocosos, es lo que te va llevando más tiempo. Es un trabajo al mismo tiempo espontáneo pero al mismo tiempo de mucho rigor y mucha concentración, y me debe haber llevado unos dos años”, comentó Armando González Torres, escritor.

Los aforismos de este volumen publicado por la Secretaría de Cultura, reflexionan sobre el mundo animal, desde la crueldad hasta la idolatría que se les tiene; la creación literaria; la banalización del lenguaje y la fe y sus fanatismos.

“El aforismo, yo creo,  más que un  género es un ‘temperamento escéptico’,  relativista, un tanto humorístico,  pero con sus tintes de dramatismo que reúne a personajes tan distantes en el tiempo como Pascal o Cioran, Canetti y, que en efecto, refleja más que una constricción genérica.  Porque el aforismo además ha venido cambiando en su naturaleza, en su significado, en sus propósitos.  El aforismo contemporáneo no tiene propósitos edificantes, sino subversivos y de hacer saltar en pedazos el sentido”.

Sobre la salud que guarda el aforismo o la escritura fragmentaria, Armando González Torres considera que es un género demandante, provocativo por las verdades que expresa, con lectores de culto que irán aumentando gracias a las nuevas tecnologías.


“Yo creo que sí hay un auge ciertamente secreto, pero significativo, del aforismo en la escritura contemporánea. En México no ha sido un género, en México, en hispanoamericana,  no ha sido un género muy cultivado, quizá por esta facultad subversiva del aforismo, se reñía un poco con esta idea de la literatura como constructora de la identidad, como constructora de patria. Redes como el Twitter, por su constricción de 140 caracteres, de alguna manera obligan, digo hay mucha banalidad y charlatanería, pero también hay ejercicios de rigor de concentración dentro del Twitter, y muchos de mis escritores preferidos y de diversas generaciones desde Margo Glantz hasta Acevedo hacen sus primeras pruebas de sus libros en el Twitter”.


Imagen:http://bit.ly/2hAjMAD
16AM

0 comentarios:

Gracias por tu comentario...