"Assassin’s Creed": aislados momentos de acción y bellos escenarios


Los detalles y guiños para conocedores, como la toma panorámica, el salto de fe y en general la historia cumplen al menos como película introductoria.

Por Fernando Salinas
 
Ciudad de México, 05/01/17, (N22).- La película Assassin’s Creed se basa en el juego homónimo creado por UbiSoft, que más allá de su modo de juego y características técnicas destaca por su historia original, personajes carismáticos con diseño único y los bellos ambientes que el protagonista debe recorrer con un sinfín de movimientos acrobáticos mientras ejecuta su misión como asesino furtivo. Assassin’s Creed cumple con estas características, sin embargo, se queda corta.


Es importante mencionar que el guion original se respeta. La Orden de los Asesinos y su lucha contra los Templarios está presente y, como en el juego, ubica al protagonista en dos épocas. Los ambientes espacio-temporales elegidos para la cinta fueron: España de 1492 y el presente.  


Callum Lynch, un hombre motivado por la venganza, es encarcelado por cometer un asesinato. Esta situación es aprovechada por Sofia Rikkin, científica de la corporación Abstergo, que se encuentra en busca de un objeto sagrado capaz de cambiar el mundo. A través del sistema neuronal “Animus”, Callum Lynch revivirá el pasado de Aguilar de Nerja, asesino de notables habilidades que defiende el ideal de su gremio: el libre albedrío.


Dos visiones: una sola película


El reto para Justin Kurzel (Macbeth, 2015) fue combinar las historias de dos personajes en una película. El resultado no es malo ,sin embargo, deja con ganas de más. 


Debido a que esta cinta inaugura la saga en la pantalla grande, era importante poner en contexto al espectador que es ajeno a los videojuegos, esto provoca que la acción sea rápida pero deja incompletas algunas cosas, por ejemplo: el origen de la compañía Abstergo, la conexión entre los asesinos y lo más importante, un desarrollo más profundo de Aguilar de Nerja en el pasado, tiempo en el que se concentra la acción frenética pero que está escasamente dosificado. 


Panorámicas y visuales que endulzan a primera vista.


En cuanto a la estética no hay queja, como se esperaba y por la naturaleza del sigilo en los asesinos, la película maneja ambientaciones oscuras en tonos azules pero en los momentos de acción vemos tonos cálidos en tierras desérticas y con edificios antiguos. 

Balcones y techos de estructuras polvosas son recorridos por el protagonista por medio de acrobacias dignas de parkour y peleas en las que se involucran espadas, ballestas y por supuesto la emblemática hoja oculta.  El vestuario, para beneplácito de los fanáticos, se asemeja mucho al visto en juego original.


La maldición de la película hecha videojuego


Muchos han sido los intentos por reinterpretar la historia de los mundos virtuales en el séptimo arte, lamentablemente pocas han sido las películas que han conseguido sortear esta transición. 

Por fortuna, Assassin’s Creed no se une a la lista negra de las malas películas surgidas de videojuegos. Los detalles y guiños para conocedores, como la toma panorámica, el salto de fe y la historia logran una película introductoria que consuma la intención. 

Esperemos que en un futuro exista una secuela con un mejor balance entre personajes o al menos mayor presencia de los asesinos.

Imagen:IMDb

17NC

 

0 comentarios:

Gracias por tu comentario...